Me encantó la experiencia. Desde que lo comunicamos, la elección de la ceremonia y el lugar de la celebración, la búsqueda del vestido perfecto, los cuidados… y mil cosas más que se plantean en una boda.

Aunque, si me casara otra vez… planificaría mejor para no estresarme.

Hoy te voy hablar de los cuidados, lo que queremos o aspiramos. Y no sé qué pasa, pero siempre se consigue estar radiante. Bueno, sí, sí sabemos lo que pasa… la belleza se refleja desde dentro y, por dentro, estás espléndida. Llena de felicidad y amor.

Cuidarnos durante el proceso, además de ayudarnos a potenciar la belleza, nos ayuda a relajarnos, desconectar, darnos espacio. En momentos donde preparas muchas cosas y quieres que salga todo perfecto, a veces tendemos a entrar en bucle, así que es necesario tomar perspectiva.

Cuando te veas apurada, una válvula de escape puede ser permitirte unos cuantos mimos. ¿A quién no le relajan los mimos? 

Si me casara otra vez… me regalaría momentos de mimos para recargarme.

Uno de los principales cuidados a los que deberíamos prestar atención es el cuidado de nuestra piel. El tono, la luminosidad, que esté perfecta para «el día» (o uno de los más especiales de tu vida). Para ello, dependiendo del tipo de piel que tengas, necesitarás un tiempo y un cuidado específico.

Si me casara otra vez… trazaría un plan de belleza con tiempo suficiente. Para llegar perfecta y, sobretodo, para sentirme bien conmigo.

Así, que manos a la obra para empezar a organizar tu AGENDA DE BELLEZA:

  • 6 meses antes de la boda.
    Empiezas a buscar vestido, este es un momento ideal para empezar a plantearte si necesitas cuidar la zona del escote, espalda o quieres empezar con algún tratamiento corporal.
    Incluso plantearte la depilación láser. No solo estarás perfecta para ese día, además, no tendrás que preocuparte en el caso que realices un viaje posteriormente.
  • 3 meses antes.
    En el momento que encuentras tu vestido plantéate el tipo de maquillaje que le puede encajar. Y, para que este luzca perfecto, empieza a cuidar tu piel.
  • 1 mes antes.
    La última prueba. Es importante que organices para el mismo día: la prueba de vestido, peinado y maquillaje, para que puedas valorarlo en su conjunto.
    Sigue cuidando  tu piel, en este momento, puede ser que los nervios te hagan alguna mala pasada. Algún granito que no había aparecido anteriormente, una rojez… con una sesión de oxígeno tu piel se renovará como por arte de magia.
    Si quieres broncearte, este también sería el momento de hacerlo. Hazlo de una forma responsable, dos sesiones a la semana durante ese mes te proporcionarán un color dorado, natural y uniforme.
  • 15 días antes.
    Empieza la cuenta atrás, y en este momento empieza con los cuidados intensivos.
    No te aconsejaría que, con poco tiempo, te hicieras algo más invasivo o un cambio radical de estilo, por ejemplo. Tienes poco margen de maniobra y, si no te gustara (aunque siempre se puede encontrar solución), solo nos ayudaría a potenciar tus nervios, y solo queremos los que tocan… los bonitos.
  • Y por último, la semana antes de la boda.
    Presta atención a tu depilación, diseño de cejas y, por supuesto, no podemos olvidarnos de las manos, en ese momento  serán protagonistas. Y qué decir de tus pies, piensa que puede ser que, en algún momento, tus zapatos te jueguen una mala pasada. Tenemos que parecernos más a Cenicienta que a las hermanastras.

Para todo esto tenemos preparado un PROGRAMA ESPECIAL NOVIAS que estoy segura que te encantará. Para cuidarte con todo lo que necesitas seis meses antes de tu enlace.

Además, hemos tenido en cuenta  lo más importante, que disfrutes. Poner un poco confeti en tu vida. Queremos que lo hagas acompañada de personas especiales para ti.

Pero no desvelo más… que al final te lo voy a contar todo.

Este es el principio de una nueva historia y tenemos un plan para ti. Prometemos poner todo el cariño del mundo para cuidarte en este momento tan especial.

 

(Photo by Terje Sollie from Pexels)

Pin It on Pinterest