Si quieres cuidar tu cuerpo, créeme, no necesitas una operación bikini. Huye de este estrés, rara vez funciona. 

Lo he comentado en varias ocasiones y sigo defendiendo el concepto de constancia. No hay fórmulas mágicas ni resultados inmediatos, solo con cuidados constantes conseguiremos un cuerpo cuidado.

Es importante empezar con un objetivo realista, a veces tenemos unas expectativas que no son fáciles de conseguir y nos pueden frustrar.

Aceptar nuestro cuerpo es básico e importante para empezar a cuidarlo y darle lo que necesita. Quisiera resaltar tres puntos claves que nos ayudan a integrar este cuidado y, estoy convencida que han venido para quedarse y formar parte de nuestro estilo de vida:

  • Aceptación. No podemos ser algo que no somos y quedarnos en esa lucha. No es muy inteligente, ¿no crees?
  • Respeto. Una relación sana y de respeto con mi cuerpo es fundamental para empezar a cuidarlo.
  • Escucha. A veces solo hace falta estar atenta para ver lo que realmente necesita: descanso, actividad, hidratación, desintoxicación…

Ahora sí que sí, nos ponemos manos a la obra con todo lo que necesitamos para que cuidar nuestro cuerpo pase a formar parte de nuestro estilo de vida.

La alimentación es básica para estar saludable y tener un cuerpo bonito, te hablé del batch cooking. Además de su practicidad, he tomado conciencia de lo que utilizo para nutrirme y lo que me aportan esos nutrientes. Esta es una breve relación de alimentos que he incorporado con más protagonismo a mi dieta: brócoli, quinoa, endivias, espinacas, calabacín, calabaza, alcachofas, rúcula, aguacates, frutos secos. Los utilizo de acompañamiento en forma ensalada, puré… muchos de ellos desintoxican y aportan antioxidantes, hierro, vitaminas, Q10.

Ahora bien, cuidado, si lo que buscas es un cambio de dieta o pérdida de peso es importante contar con la experiencia de un profesional para tener todo el asesoramiento necesario y no poner en peligro tu salud.

También beber el agua necesaria y practicar ejercicio físico (en este caso las dos cosas son mi talón de Aquiles) resultan de vital importancia para desintoxicar, activar la circulación, quemar y generar energía.

Descansar ayuda a el rendimiento del cuerpo y a tener una actitud positiva, tan necesaria para conseguir cualquier objetivo. Si no descansas adecuadamente aumentas el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y obesidad derivada de una ralentización del metabolismo (el encargado de proporcionar energía al organismo para realizar las funciones básicas).

Estoy firmemente  convencida de que los tratamientos de belleza y bienestar son el complemento perfecto. Fomentan la circulación, la relajación, el bienestar en general y, además, ayudan a mejorar el tono de nuestra piel y movilizan las grasas localizadas.

Nuestros corporales, a base de masaje, moldean el cuerpo y fortalecen la piel. Como resultado conseguimos una silueta más esculpida y tonificada. Si los acompañamos de aparatología avanzamos y afianzamos resultados.

En aparatología nos apoyamos en la Andulación. Combina vibraciones mecánicas y emisiones de calor por infrarrojos, estimulando el drenaje linfático y la circulación. Impulsa la neocolagénesis, reduce grasa y celulitis, mejora las arañas vasculares. Además, aumenta la secreción de endorfinas, mejora el rendimiento deportivo y facilita el descanso.

Si quieres pasar de la operación bikini y subirte al carro de la operación quiérete siempre, no olvides cuidarte por dentro y por fuera. Y si, además, te gusta que te mimen, pasa por nuestros centros y nosotras te cuidaremos.

 

(Photo by Daniel Reche de Pexels)

Pin It on Pinterest