Como buena capricorniana soy muy MUY de planificar. Estructurada, friqui de las listas, los calendarios…

Cada inicio de año me pirraba por estrenar agenda, planificar los proyectos que me había propuesto. Anotaba, planificaba como si no hubiera un mañana.

Mis agendas, tengo que decir, están tan bonitas que podría enmarcarlas (todo por colores…)

Pero muchos de esos propósitos se quedaron por el camino y con su correspondiente frustración.

He descubierto que al planificar, en mi caso, como dicen los abuelos “iba como los burros” solo en una dirección. No me dejaba ver más allá de lo que había planificado, me restaba frescura, si después del paso A no venía el B, descoloque…y así sucesivamente.

No quiero decir que no esté bien planificar, pero en una medida que te deje respirar, ajustar… Es la única forma que te acerca a conseguir lo que te propongas. Para mi, no se si te parecerá una tontería, hubo un antes y un después cuando lo cambié por ORGANIZAR.

(¿Pensabas que me iba a ir al lado salvaje de la vida?, pues nooooo, aunque algún año lo quiero probar :))

Hice algunos cambios en la forma de ver cómo tienen que ser las cosas y llegué a la conclusión de que raramente son como las percibimos. Así que, hablemos de nuestra vida… probablemente no vaya muy desencaminada si digo que parece que te escucho decir que tienes una vida caótica, que no te da la vida o que tienes una lista de pendientes que crece en lugar de menguar… Pasa mucho, a mi también.

Por eso mismo, como te digo, hace un tiempo que apuesto por la organización. He ido evaluando y probando varios métodos, de algunos he incorporado a mi vida alguna de sus pautas otros han pasado por mis manos sin pena ni gloria. Hasta que descubrí, por casualidad, el libro de Ryder Carroll “El método Bullet Journal” y he encontrado una herramienta que tiene muchos de los ingredientes que yo le pido a un método de organización: flexibilidad, multiusos, sencillez y visual, muy visual.

Tener la sensación de avanzar, que no se me quedan cosas en el tintero y que voy en la dirección que me he marcado hace que mis días sean intensos pero no estresantes. Reducir la sensación de caos ayuda a mejorar mi bienestar y, si este mejora, todo fluye mejor.

La vida es para vivirla, no para sufrirla.

El libro, en su contraportada dice:

Evalúa tu pasado
Solo necesitas una libreta y un bolígrafo. Haz un seguimiento claro y comprensible de tus actividades.

Ordena tu presente
Encuentra un momento de calma y anota tu lista de tareas pendientes de manera consciente, eficaz y sistemática.

Diseña tu futuro
Convierte tus intereses y curiosidades en objetivos claros mediante acciones que te lleven a un gran cambio.

Descubre como un cuaderno en blanco puede cambiar tu vida.

Es cierto, el autor ha ideado un sistema para agrupar, en un único espacio, tu agenda, notas, y tareas para que tomes las riendas de tu día.

El método es aparentemente sencillo, y totalmente analógico, necesitas una libreta y algo para escribir. That’s all!! En la libreta crearemos un registro anual (o semestral, o trimestral… vaya, lo que necesites), un registro mensual y registros diarios. Nos moveremos por los registros gracias a la simbología característica del Bullet Journal, delante de cada una de las tareas añadiremos un símbolo que identificará el tipo de tarea del que se trata. Tenemos, por ejemplo, tareas simples, eventos, notas, tareas urgentes…. Es con su facilidad de personalización y la simbología con lo que el método Bullet Journal gana por goleada a otros sistemas de organización.

Además de listas de las tareas pendientes por hacer, el cuaderno también puede servirnos para apuntar otro tipo de listas sobre cosas más específicas y que queremos tener en cuenta. Como películas pendientes por ver, libros para leer, etc. O podemos tomar notas de los proyectos que tenemos en mente o en curso. La idea es que todo esté recogido dentro del mismo cuaderno.

Paralelamente a la facilidad de organización, encuentro otro uso magnífico para esta herramienta. Su autor nos presenta el BuJo (Bullet Journat) como una herramienta eficaz para evaluar qué hemos hecho durante el día (en qué nos hemos gastado el tiempo) y tomar conciencia de si aquello que hacemos nos acerca o nos aleja de nuestros objetivos.

Podemos evaluar qué hemos hecho y, además, podemos preparar el día que tenemos por delante. Mientras lo preparas en tu Bullet, te estás enfocando en aquello que es importante y dejas de prestar atención a aquello que no.

También es una increíble manera de compaginar en un solo espacio nuestra vida personal y profesional, al fin y al cabo, somos personas ejerciendo una profesión.

En Instagram encontrarás ejemplos muy inspiradores de Bullet Journals, verás que trabajar tu BuJo también puede revelar tu lado más creativo.

 

(Imágenes obtenidas de publicaciones en https://www.instagram.com/bullet.journals – @bullet.journals)

Pin It on Pinterest