En nuestro centro de Blondel, 11 (Lleida) hemos incorporado los productos y complementos alimenticios de Ysonut que, bajo la supervisión médica del Dr. Simoneli, te ayudan a tener una alimentación más equilibrada y completa y conseguir tu peso ideal sin jugar con la salud.

Pensamos que estaría bien hacerle una entrevista para que pudieras conocer un poco más cómo puede ayudarte, así que… aquí la tienes, recién salida del horno.

P.- ¿Dónde y cuándo naciste?

R.- En un pueblo de Argentina, Coronel Pringles, en 68. Mi pueblo era muy pequeño, entonces hice los estudios a La Plata (capital de la provincia de Buenos Aires). En realidad soy un hombre de campo, como quien dice “un campesino más”. La carrera en si la realicé en una ciudad cerca de La Plata denominado Berazategui.

P.- ¿Qué te hizo decantarte por esta rama de la medicina?

R.- El tema es que yo empecé con la carrera de endocrinología, pero no directamente en nutrición. Lo que pasa es que, siempre hay alguna base que te mueve, una historia personal. En mi caso, en mi familia habían problemas hormonales, de tiroides y, el tema de endocrinología me apasionaba porque, hoy en día, continúa habiendo mucha investigación por hacer y, también, porque está muy ligado a la fisiología del cerebro, la neuroendocrinologia, psiconeuroendocrinologia, etc. que sería la influencia del sistema nervioso en todo el tema hormonal.
Yo estaba en un hospital de Berazategui haciendo endocrinología, pero, teniendo la zona industrial cerca y la gente problemática y difícil de esta zona, estaba “quemado”. Entonces, me ofrecieron abrir una consulta en España y acepté para olvidarme un poco de este asunto y recorrer mundo.
Finalmente, abrí la consulta de nutrición aquí.

P.- La dieta hiperproteica (HP), ¿empezó con un fin estético o de salud?

R.- La dieta hiperproteica también es cetogénica y se caracteriza por la formación de tres cuerpos cetónicos. La dieta cetogènica se conoce desde el 1900 donde se llevaba a cabo principalmente en niños porque al disminuir los hidratos de carbono y aumentar la producción de cuerpos cetónicos, se disminuía los episodios de epilepsia. El caso es que, a medida que se avanzaba esta dieta, había una pérdida importante en el peso de los niños. En la década de los 70, surgió un médico, Atkins, la dieta el cual se basaba en consumir proteína y grasa. El problema fue que, como que la proteína de aquella época era de mala calidad y todavía no se conocía bastante bien el ayuno prolongado, desgraciadamente, murió mucha ene. A medida que se iba estudiando este tema, surgió otro médico, Blakburg, que más o menos hizo el método de la dieta HP actual.
Actualmente ya se tiene un entendimiento básico de las enzimas y de las hormonas que generan los efectos de la dieta.

P.- ¿Cómo influyen los tres cuerpos cetónicos en el organismo?

R.- Estos tres cuerpos cetónicos son metabolizados muy rápidamente. Además, tiene una ventaja adicional; genera un estado de falta de hambre. Este estado se forma por la falta de alimentos. Si se hace la dieta correcta es como “el tigre que no caza en dos días” El tigre que no caza en dos días, no come en dos días. Si este tigre se sintiera mal, se sintiera flojo y no pudiera correr, no cazaría más porque la gacela correría igual que antes. Pero, cuando se forma este sistema se siente el contrario, te sientes más activo, más preparado para cazar. Esto también es una ventaja adicional de hacer la dieta cetogénica. Por ejemplo; las anoréxicas (aparte de que es un tema psicológico más que médico), cuando no se alimentan, al jefe de un tiempo empiezan a formar cuerpos cetónicos y los crea un cierto placer el hecho de no comer.
Se sienten de alguna manera bien, excepto cuando hay una pérdida de masa muscular, entonces sí que se sienten cansadas y fatigadas.

P.- Entonces, ¿en una dieta HP puedes, después de un tiempo, perder demasiada masa muscular?

R.- Todas las dietas hipocalórica, y esta es una de ellas, tienen una pérdida de masa muscular. Nosotros entendemos esto y el hecho de dar proteínas hace que el impacto de la dieta hipocalórica sea menor sobre la masa muscular, pero pérdida continúa habiendo. No obstante, la dieta hiperproteica es solo una herramienta, puesto que puede comportar efectos adversos como la pérdida de calcio, estar en un estado de acidosi y este estado provocar un estrés crónico. El médico tiene que entender muy bien estos conceptos y estar atento para evitarlo o, al menos tratarlo a tiempo. Por eso es muy importante el seguimiento de un médico en este tipo de dietas.

P.- Desde el punto de vista de un nutricionista, ¿es más fácil trabajar con proteína elaborada en una fábrica (“en polvo”) o con proteína en alimentos naturales?

R.- Depende del objetivo. Cuando una persona utiliza estos productos elaborados en una empresa, sabes exactamente la cantidad de proteína, semillas… es más fácil por el seguimiento que te hace el nutricionista. En cambio, si este profesional te dijera: come un bistec de 50 gramos. Puede ser que un día peses el bistec y te de 200 gramos y otro día te da 75 gramos, entonces es inexacto. Por lo tanto, es más difícil calcular la cantidad de proteínas y de calorías que el paciente está consumiendo.

P.- ¿Qué opinas sobre las páginas web que permiten el abanico de productos preparados?

R.- Es como todo. Por ejemplo, imagínate una biblioteca, puedes entrar a la mejor biblioteca del mundo pero, si no sabes qué estás buscando, no te servirá de nada. Es decir, ahora, con internet tienes acceso a millones de páginas con información pero, si no sabes qué buscar no sabes diferenciar lo que es cierto de lo que es mentira.

P.- ¿Cuál es la proporción de hombres y mujeres que venden a su consulta y la media de edad?

R.- Normalmente son mujeres las que consultan. No acostumbran a ser adolescentes puesto que, las personas que hacen esta dieta tienen que estar muy preparadas psicológicamente para llevarla a cabo. Una adolescente, en general, tiene muchas cosas al jefe, para decirlo de alguna manera, y esto comporta que se los dificulte el seguimiento de una dieta de muy pocas calorías.

P.- ¿Los pacientes que consultas vienen para perder mucho peso o solo algún kilo que los haga sentir mejor?

R.- Normalmente son personas que quieren perder mucho peso. Son gen que ya ha probado varías dietas; la de la sopa, la de la patata, la del vecino… Entonces son gen que, al ver que las otras dietas no se los ha funcionado, dicen: voy a invertir dinero, tiempo y energía en una dieta que me dé resultados. Yo creo que el hecho de pagar la dieta implica un cierto compromiso al llevarla a cabo correctamente y siguiendo las fases al pie de la letra. Puesto que, una persona, la dieta que es gratis, no la hace. Como que tienen que pagar la dieta, las proteínas, el profesional, etc. hay una implicación por parte del paciente.

P.- ¿Qué dirías del efecto rebote?

R.- No depende solo de la persona y de, si a la fase de mantenimiento se cuida o no, depende otros factores importantes.
Nosotros tenemos el metabolismo basal que es el gasto energético que necesitamos para vivir y para mantener las funciones vitales. Estas calorías son directamente proporcionales a la cantidad de masa muscular.
Las dietas en general tienen la tendencia a perder un poco de masa muscular. Entonces el metabolismo basal también baja los niveles. Y cuando se pretende comer igual que antes, al haber bajado tanto la consumición de calorías durante la dieta se produce el efecto rebote. Por eso es importante entender que, si antes consumías unas 2000 calorías y durante la dieta 1000, por un correcto mantenimiento se tendría que consumir unas 1500 por día.

P.- ¿Los pacientes son agradecidos?

R.- Hay de todo. No espero que me agradezcan para hacer mi trabajo correctamente. Solo espero que la gen sea respetuosa, honesta y que cumpla sus objetivos. De todos modos, en general, la gran mayoría de pacientes es buena gente. Intento no mezclar temas personales con estos temas médicos pero, siempre te das cuenta de cuando la gen se buena gente y se esfuerza a la hora de hacer la dieta.

P.- ¿A qué crees que es debido la influencia de esta dieta en la sociedad? ¿Crees que es por cuestiones de salud o de estética?

R.- Yo creo que es porque la gen busca soluciones rápidas, es decir, vuelan la solución mágica ya, y esto es un problema. La gen espera una pastilla milagrosa; una pastilla por eso, por aquello, etc. Pero cuando haces dieta, no hay una pastilla que te solucione la vida. Entonces no han soluciones mágicas. Siempre es necesario que la persona se implique y que piense y se dé cuenta de que, para cumplir el objetivo tiene que trabajar y luchar un poco, sino, tiene la batalla perdida. Entonces cuando una persona viene a hacer la dieta se se lo tiene que hacer entender que a veces tendrá que dejar de salir a comer determinadas cosas o tendrá que dejar de hacer algún cubata.
Entonces si está dispuesto a dejar esto de banda, lo conseguirá, sino no.

Pin It on Pinterest