En casi todos los post te explico lo que me enamora de la cosmética, de sus componentes, sus resultados y sus diversas funciones. Hoy me gustaría hablarte de la durabilidad de la cosmética, cuánto tiempo puedes utilizar un cosmético con total seguridad y cuando tienes que decirle bye, bye.

Primero de todo es imprescindible saber cuando lo has empezado. Normalmente casi toda la cosmética tiene un año de caducidad desde su apertura, puedes ponerle una etiquetita con la fecha para acordarte.
Es muy importante guardarlo bien cerrado para evitar que se contamine a través del aire. Para evitar esto, son geniales los envases en tubo o airless.

También debes prestar atención a donde guardes la cosmética, se aconseja que lo hagas en un lugar fresco y seco. Los cambios de temperatura pueden modificar su estabilidad, el calor excesivo incluso puede modificar su color.

En casa si tenemos un sitio adecuado no tiene por qué haber ningún problema. Sí que tenemos que tener esto en cuenta cuando salimos de casa con ellos, por ejemplo cuando llevamos nuestra cosmética en la bolsa de la playa o nos dejamos el neceser en el coche… expuestos a un exceso de calor, es probable que se deterioren
¿Cómo te das cuenta?: si ves que la emulsión se ha separado, es decir, antes sale más agua que la propia crema, es que el cosmético ha perdido su estabilidad.

Los cosméticos más sensibles son las vitaminas y los productos más frescos, e incluiría los cosméticos para la zona del contorno de los ojos y los productos para bebés, con estos me gusta tener una especial precaución.

¿Nevera o no nevera? muchos clientes con productos como geles para piernas cansadas o geles para desfatigar la zona del contorno del ojo,  me preguntan si pueden potenciar su efecto guardándolo en la nevera, mi respuesta “no” a no ser que el producto esté diseñado y lo muestre específicamente que puede o debe guardarse en la nevera, si no es así, nos puede pasar lo mismo con la exposición al calor, estamos alterando su estabilidad.

Otra de las cosas que debes tener en cuenta es la luz, si dejamos el producto en la estantería del cuarto de baño muy cerca del foco, pueden oxidarse y perder su efectividad.

¿Cuándo le dices bye, bye a un producto? además de factores como los cambios de temperatura, tienes  que tener en cuenta su caducidad, como he comentado al principio la mayoría de productos tienen 12 meses de caducidad, así que especial atención al utilizar protecciones de años anteriores.

Recuerda también revisar las barras de labios y  los productos de maquillaje en general, los productos compactos tienen más durabilidad que los líquidos.

¿Qué pasa si utilizo un cosmético caducado? No creo que nos transformemos en sapitos, pero sí puede suceder que nos produzca alguna reacción alérgica, erupción y, en todo caso, cuando un producto caduca sus componentes dejan de tener efectividad.

Pin It on Pinterest